Follow by Email

viernes, 22 de mayo de 2009

Libreros y Librerías VI librería la letra


Librería la letra
Hace un año visité la ciudad de Aguascalientes con la idea de abrir una librería. Una donde el lector encuentre lo mismo libros nuevos, que de segunda mano, viejos, antiguos o de colección. Ordenados en los estantes por secciones de acuerdo con la materia que exponen. Además, con la idea – que cumplimos fielmente -, de darlos a precios bajos, como de acostumbra en las librerías de usado.
Aguascalientes tienen una población de nivel cultural más alto que en promedio de la república, casi treinta instituciones de educación superior.
Apenas acomodábamos los libros en la estantería cuando recibimos la visita de la Asociación de Libreros Anticuarios invitándonos a participar como socios. Frente a un templo de la ciudad hay un mercado sabatino de libros antiguos, que requiere ampliación para que todos tengamos presencia. Hay ferias repentinas de libro, muy interesantes.
Es una lastima que la calle ruidosa dificulte un recital de poesía o un concierto de guitarra, pero nuestro local de Madero 349 tenemos espacio para un público de unas 30 o 40 personas y es GRATUITO. Los exhibidores y las góndolas están preparadas para ello, como lo hacemos en la sucursal de León.
Tenemos en funcionamiento un sistema de puntos gratis que obsequiamos en todas las compras, y los ahorradores pueden adquirir con ellos libros de un fondo que no están a la venta, son exclusivos para los tenedores de puntos. Nuestro catalogo de existencias esta al día en la computadora. Pregunten al número 9 15 04 57.
Trabajamos con la finalidad de crear lectores, apoyar a universitarios y maestros. Todo lector, niño, escritor, ama de casa, encuentra siempre, algo para su provecho y esparcimiento.
A continuación , algunos párrafos y citas que demuestran nuestra forma de pensar.
Todo libro esta lleno de libros. no se puede escribir a partir de nada. Rulfo decía “nadie puede inventarlo todo“. Más encuentra el que más lee .¿Cuando comenzarás a escribir?. Si tienes algo que decir, hazlo por escrito. Dura más, llega a mas gente. Comunícate. (La letra)
“La lectura es una conversación con los hombre más ilustres de los siglos pasados“. Descartes.
Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma. Cicerón
El amor es la locura más lúcida que tiene el hombre. Andrés Honestrosa
Que la pasen bien.
Atentamente Juan Ascencio

Librería Termapolis

Librería Termapolis


En la calle Mariano Matamoros norte 106-b (Calle de libro usado), se encuentra la librería Termapolis, tomando el nombre en honor al Escritor Eduardo J. Correa creador de la obra "Viaje a Termapolis" publicada en 1938 por la editorial Andrés Botas, en México.

La libreria especializada, para nuestros tiempos, maneja materiales raros, escasos, libros agotados, así mismo libros que desean ser encontrados como tesoros, para aquello de lo llamado lectura, hombres interesados en el conocimiento y recurren al líbro como fuente documental.

La librería aparentemente tiene un caos, de ahí viene su orden, cuando usted entra al estanquillo cada libro llama a ser rescatado, a ser leído, ser ordenado. La librería nos recuerda lo primitivo de nuestro aparente desarrollo, el estado de sumisión en que los medios de comunicación nos mantienen, la Libertad se siente de manera espiritual, no eres bombardeado por musical con el mensanje oculto y sutil -¡compra, compra!- como en los supermercados, aqui eliges. El mercader de libros podrá hacer sugerencia si identifica tu interes en tema.

Termapolis tiene un promedio de libros modernos, para encontrar las joyas tiene que invertir tiempo, en urgar, remover, abrir cajas, platicar, habilitar mente y manos en la busqueda de lo que necesita ser encontrado, para esto tiene un horario de las 10:00 de la mañana a las 20:00 horas, de lunes a sábado, los domingos de 10:30 a 14 :00 horas.

Concepción Caldera nos cuenta un fragmento de su historia como mercader de viejo en el folleto libros y librerias 5, como trabajo con Mercurio Lopez en la calle Donceles, como llegó a Aguascalientes, para promocionar la lectura. Conny como le conocemos es fundadora de la Asociación de Libreros de Aguascalientes A.C.

César Gómez Diz
Asociación de Libros de Aguascalientes A. C.
Librería bibliofilia
http://termapolis.blogspot.com/

Libros y libreria IV, Mayo 2007, librería Termapolis



La librería TERMAPOLIS creada por Concepción Caldera “Coni”, es como los otros comercios de libros usados, donde la oportunidad y el buen precio nos permite encontrar libros raros, escasos, agotados y curiosidades.

Coni : el primer contacto con el libro en términos comerciales lo fui aprendiendo en la calle de Donceles en la Ciudad de México, trabajando con Mercurio López, sitio lleno de libreros interminables anegando mi espíritu de letras, posteriormente mi esposo tuvo una mercadería de libros en el Distrito Federal, la cual atendí por años, ahora los hijos van creciendo, así que decidí abrir una por cuenta propia.
El comienzo de esta empresa a principios de junio, fue ofertar el 50 por ciento de descuento sobre el precio marcado , para hacer atractiva la lectura y con la garantía de que los niños pueden tocar los libros con libertad. Las mamás debemos inculcar a nuestros hijos la lectura, como mujeres tenemos el papel importante en la familia, contribuir con la educación familiar, la lectura ayuda en mucho, por ejemplo: las tristezas de “la negra angustias” de Rojas González, “la triste historia de la Candida Erendida y su abuela desalmada” de Gabriel García Márquez, en fin, muchos libros por leer y pocas telenovelas buenas por ver, de esta manera los invito a pasar a hojear libros con historias maravillosas y paisajes de libertad que se encuentran en los estantes de la librería.

El horario de la librería es de 10:00 a 20:30 horas esto es de lunes a domingo, en la calle Matamoros norte #106, ahora conocida como la calle del libro usado, en el Centro Histórico. Aguascalientes

Como manejar la compra de libros

El anuncio compro libros ayuda atraer los clientes vendedores.

El Cliente llega a la librería, el mercader de libros tiene dos tipos de clientes ,uno compra, se le da más importancia el librovejero, pero nos ocupa hablar del cliente vendedor, sin él la librería no existe, nuestro principal generador de libros es la editorial a través de la librería de nuevo, el hoy vendedor adquiere sus ejemplares a un costo muy por encima de lo que se le pagará al momento de hacer una operación de compra venta; Recuerde que el 10% pagado (subjetivo del mercader) pensado en vender el material representa para el menos del 5% de lo pagado por su precio original en un aparador; El ser sensible a identificar cuando la gente requiere dinero para solucionar un apuro económico es vital para evitar un buen pleito, saber manejar la situación en ocasiones es hacerlo desistir de la venta a mercaderes de viejo y sugerir la venta entre particulares como opción de recurso monetario, sabemos que eso no pasara fácilmente y este cliente tiene varias opciones reales en para reflexionar , como ejemplos:1.- Tirar los libros, 2.- Regalar los libros, 3.- Guardar en cajas, 4.- Venderlos entre sus amigos(realmente difícil) 5.- Regresar al librovejero con la conciencia de reciclaje

Es fácil reconocer al cliente vendedor con el que no se llega al un negocio loable.
1.- Pregunta por teléfono por el costo de los libros que él tiene y usted también.
2.- El cliente vendedor llega a la librería anunciando tener unos libros mencionados días antes u horas.
3.- El cliente vendedor, usualmente alza la voz de manera domínate aún con clientes presentes, le dice a)le ofrezco libros muy buenos-,b)-libros muy caros-, c)-libros muy comerciales-, d)-libros con los que usted ganara-. e)-hará el negocio de sus vida con los libros que le traigo, f)-Mi abuelo dijo que eran caros-.(aunque no sean de el). g) – Me costaron mucho dinero-. h)-En Orta librería me pagan más
Lo mejor que debe usted es pensar, no va hacer un buen trato, recuerde recurrir pagar el 10% de el total de la venta al lector final, si usted se tienta corazón, por faldas, por historias de ancianitas viudas, chicas guapas, que por cierto después de venderle no regresarán, señores de apariencia prominente y prometen llegar con cajas de libros antiguos, es más le juran regalar una biblioteca completa. Ojo no lo crea, ver para creer y cada compra es única y diferente así sea la misma persona el vendedor; Si el cliente vendedor es su amigo, mejor hable con la verdad , compre al 10% o niegue comprar lo que no le conviene.

El cliente vendedor que le dice -ofrezca lo que sea- , usted mencionar la cantidad mínima o máxima a pagar y el aceptará, en caso de no, hacerlo usted no pierde nada.
Las consignaciones en libros usados nunca ha sido negocio en la librería de usado, tiene usted hacer ver cuantos años tiene que regresar por sus libros o dinero, el caso será el primero los libros y el pleito comenzará cuando los vea deteriorados por el polvo y tiempo.

En el momento de revisar los libros para comprar y esto sea en su local, prepare a sus amigos, toquen los libros, ni haga comentarios ni gesticulación alguna, recuérdele lo sagrado de la compra y si le interesa un libro al amigo, dígale que su silencio será recompensado con un buen descuento en libro de ese lote, aunque no se lo cumpla, porque una vez arruinando la compra no habrá lote.

Los clientes compradores en la librería, los abusivos se acercan y toman libros del lote, hacen comentarios, alusivos al costo, ediciones, joyas, grabados, en fin ellos transformados en mercaderes, lo arruinan, busque manera de alejarlos, dígale que tiene un libro en la bodega, por ahí en lo más recóndito del librero, lo mas alto o bajo, si de plano no se despega de la operación, en una distracción del cliente vendedor comente la cliente comprador tajantemente(enseñar lo dientes con espuma sirve), -no toque libros-, -ni diga nada de mi trabajo-; la frase es creatividad de usted, lastima no estamos en el áfrica una lanza es un buen recurso para atajar al depredador., Esto le ayuda a futuros dolores de cabeza.

El Cliente Vendedor en domicilio, es importante tratarlo con suma importancia, recuerde que no es su librería , ahora se encuentra en territorio ajeno, pero no olvide que es ahí donde en ocasiones se encuentran muchos libros a un costo ínfimo, ya que usted tiene que considerar el gasto de la transportación baja el coste de la compra, esto es cuando los ejemplares comunes, cuando se enfrenta a bibliotecas de libros antiguos, el cliente en ocasiones es heredero de la biblioteca, le interesa deshacerse de ella por varios motivos, 1.- No quiere recuerdos; 2.- No le interesan los libros; 3.- Necesita Dinero, 4.- Quiere que otra persona los lea. Recuerde la pasión por los libros y el dinero le pertenecen, las cosas llegarán a usted si la suerte lo permite, y la pauta la marca usted, no hay muchos libreros de viejo en los estados de la republica y los libros serán suyos. Usualmente la técnica común es preguntarle al Cliente Vendedor cuanto es lo deseado por él, si se ajusta a su presupuesto pague por el lote, o bien pida préstamo que le sea otorgado por un amigo o pacto de pagos al vendedor, muchos libreros recurren a pagar las bibliotecas en abonos. En caso de no lograr compra no se desanime; Las visitas frustradas terminan con una buena charla, a mucha gente le interesa tener una buena platica y más si es de un librovejero, El provecho de este tipo de visitas es causar una buena impresión, el cliente vendedor será su mejor recomendación, claro si usted es amable.

La revisión de libros, hacer con calma mientras es un montoncito y usted tiene el dominio del tiempo, hojearlos es necesario esto hace detectar defectos en los libros, como hojas en blanco, mal numeradas, faltantes, hojas rotas, rayadas; conocer los papeles al tacto, rugosos, suaves, satinados, etcétera; al revisar muchos llegas a identificar si tiene objetos aun cerrado el libro, hay hojas rotas, separadores, recuerdos fotos, cartas de amor , florerillas, mariposas, en fin una vez halle una bala 22.

El olor siempre ayuda a identificar la sanidad de el ejemplar o la biblioteca a comprar, evitar olores húmedos, a menos que sean libros del siglos XIX, XVIII , XVII etcétera, los olores ayudan a identificar si contiene hongos, peces de plata, polilla, cucarachas, orines de diferentes animales, orines humanos, perfumes de los dueños, animales agresores al libro. Los libros con parásitos se pueden eliminar, pero no los introduzca dentro de la librería hasta que sanos repare. El daño provocado en ocasiones es irreversible, pero si es un libro antiguo vale la pena conservarlo.

El texto anterior será corregido con el tiempo.

10 cosas que el librero no debe hacer

Las cosas que el letravejero no debe hacer
1.- No decirle al Cliente Vendedor que sus libros no valen.
2.- No comprar libros a menores de edad.
3:- No comprar libros con sellos de bibliotecas instituciones oficiales, SEP , CONACULTA, etcétera.
5.- Si identifica o duda la procedencia legal de los libros no los compre.
6.- No compre otros objetos diversos ofrecidos , como libreros, tele, sartenes, etcétera, no es bazar.
7.- No juegue ajedrez en el local.
8.-No compre libros a personas en estado de ebriedad.
9.-No venda libros que no a pagado.
10.-No compre libros pirata.

Librerías de Viejo

Texto: Felipe Solís

Para todos aquellos que sufrimos la desmesurada fiebre por la compra y el coleccionismo de libros, la vetusta ciudad de México ha sido un verdadero paraíso por la abundancia y variedad de negocios dedicados a la venta de libros usados, los cuales tienen en ocasiones una procedencia oscura e inenarrable; en ellos se entretejen historias que esconden pleitos de herencia, robos, angustias económicas y otras mucha anécdotas, que dan por resultado el que nuestros viejos amigos, los libros de segunda mano, aparezcan en el mercado una y otra vez.

Ya con anterioridad algunos estudiosos han hecho importantes publicaciones como Ia de Libros y libreros en Ia ciudad de México que nos relata especialmente Ia empresa de editar y vender estos vehículos de cultura, especialmente en Ia época colonial; así también, hay quien nos describe a los libreros anticuarios, Ia categoría más alta y sofisticada de los comerciantes de libros de segunda mano, quienes por sus conocimientos y especialización se dedican al tráfico de ediciones raras y valiosas que alcanzan precios estratosféricos.

Pero en esta ocasión centraremos nuestra atención en los sencillos vendedores de libros usados, de viejo o de segunda mano, los que con orgullo y dedicación, diariamente o en Ias ventas semanales y dominicales, ofrecen toda su mercancía a los curiosos e interesados.

Nuestra experiencia personal se remonta a mediados de este siglo, cuando existían en Ia ciudad de México numerosos vendedores de libros usados que tenían su ubicación especialmente en el Centro Histórico; algunos de ellos nos relatan cómo sus antecesores ejercían su oficio en el desaparecido Mercado deI exVolador, en el espacio que hoy ocupa el edificio de Ia Suprema Corte de Justicia, adonde los había trasladado el gobierno de Ia ciudad, después que desapareciera el terrible Parían que afeaba la Plaza Mayor de Ia urbe.

Fue don Fernando Rodríguez-presidente por años de Ia unión de libreros-, que tenía su negocio en una vivienda de Ia calle de Mesones núm. 129, en una extraordinaria vecindad deI siglo XVIII, quien nos introdujo en el fascinante mundo del libro de segunda mano. ÉI nos fue guiando sobre el significado de Ias "primeras ediciones", de Ias "ediciones numeradas", de los empastados en cuero con dorados y repujados; fue también quien nos mostró aquellas joyas que tenían Ia dedicatoria deI autor o los que conservaban los exLibris de algunos de sus dueños anteriores. Los diálogos conformaron un curso que duró varios años, y durante él aprendimos Ias cosas básicas y más importantes que debe saber todo buen coleccionista de libros que, al final de cuentas, termina por ser un apasionado buscador de ediciones de todos los tiempos.

Por aquellos años, los recorridos incluían, durante Ia semana, además deI local de don Fernando, Ia visita a Ia antigua librería deI exVolador y junto a ésta Ia deI señor Navarro, ambas ubicadas en Ia calle de Seminario; en sus vitrinas siempre se localizaban maravillosas ediciones de arte accesibles para el público en general. Con el señor Navarro, lo interesante consistía en transponer los escaparates de su negocio. En sus bodegas, con una enorme dedicación, este personaje tenía minares de publicaciones sabiamente ordenadas alfabéticamente o por tema; su conocimiento de Ias ediciones no tenía límite; como buen especialista, en cada una de Ias publicaciones anotaba a mano características e importancia de Ias mismas.

Otro lugar que no podía faltar era el local deI licenciado Francisco Álvarez Orihuela, quien ofrecía un rico fondo bibliográfico especializado en arqueología e historia de México, destacando Ias ediciones clásicas, como Ias de Covarrubias, Caso, Bernal y otros pilares de nuestra especialidad. En Ia calle de República de Venezuela, don Modesto Caamaño tenía además publicaciones periódicas de todo género, ofrecía mapas y cartas geográficas de magnífica calidad como las de la Comisión Geográfica Exploradora de México. En su librería, los sábados en las tardes se organizaban tertulias en las que se hablaba de todo género de información, tanto deportiva como bibliográfica.

De camino al establecimiento del señor Vélez, que por algún tiempo estuvo casi enfrente de la antigua Cámara de Diputados en la calle de Allende y que después se pasó a República de Cuba, era obligado visitar primero la librería de “La Historia”, y cerca de ahí la que fuera de don Ángel Pola, que si bien no se dedicaba a los libros usados, como originalmente editara a los autores liberales deI siglo XIX, constituía un maravilloso establecimiento frente a Ia Plaza de Santo Domingo; todos sus libreros y anaqueles fueron construidos ex profeso en aquella centuria, con entaIladuras magníficas; debe decirse que como de plano su mercancía ya no tenía demanda de actualidad y el vendedor era deI tiempo de Ias ediciones, casi uno podría pensar que todo lo que ahí se vendía era de viejo.

Así, para culminar Ia aventura en búsqueda de nuevos trofeos para nuestra acariciada colección, era obligada Ia visita a Ia librería "Los Clásicos", negocio de don Amado Vélez, quien acompañado de sus hijos daba atención esmerada a su público cada vez más familiar, ya que a quien se convertía en cliente consuetudinario, además de encontrar siempre algo que adquirir por su rareza e importancia, le despertaba el deseo por descifrar el significado de Ias claves en letras y números mar cados por ellos al final de los libros, y que contenían el precio mínimo al que podía llegar el comprador en el obligado regateo por Ia mercancía.

Tanto don Amado como Toño, ofrecían gran variedad en ediciones y temas, de tal manera que médicos, abogados, botánicos, geógrafos, historiadores y toda Ia fauna de afanosos buscadores y curiosos encontraban en este local publicaciones que satisfacían hasta al más ampuloso de los demandantes. Con los Vélez, nuestra biblioteca creció notablemente, ya que en los lejanos años sesenta, había libros en mesas que valían desde un peso -de aquellos que sí valían. Cuando se trataba de joyas bibliográficas debía entablarse un sabroso regateo que concluía siempre con Ia obtención de una preciada pieza de colección.

Naturalmente que quien no tuviera el tiempo y Ia dedicación necesaria para hacer el devoto recorrido por Ias librerías que hemos mencionado, así como por muchas otras que existían entonces -como Ia Otelo en Puente de Alvarado-, debía esperar al domingo para acudir festivamente al gran mercado de La Lagunilla, en donde existía, y por fortuna existe en nuestros días, una sección especial dedicada a Ia venta de libros. Hasta Ia década de los años ochenta, muy destacados libreros de viejo tenían su puesto en este mercado dominical, desde los ya mayores como don Fernando Rodríguez y don Ubaldo López hasta los jóvenes vendedores, quienes ofrecían lo más granado de su mercancía a conocedores y aficionados.

Ahí vimos y conocimos afamados bibliómanos como el doctor Ignacio Bernal, quien enfrentaba verdaderas batallas verbales hasta lograr que el vendedor dejara el libro anhelado en un precio sensato; conocimos por primera vez al vehemente coleccionista de libros y otras chucherías, Carlos Monsiváis; Guillermo Tovar era aún un chiquillo cuando ya compraba sus libros en La Lagunilla. Muchas eran Ias caras conocidas que recorrían afanosamente Ios diferentes puestos de este mercado dominguero, y quienes con satisfacción encontraban alguna de Ias joyas por años esperada y que al final de cuentas pasaría a formar parte de sus bibliotecas. Hay que decir con franqueza que en eI pasado, practicar eI delicioso arte de Ia compra de Iibros antiguos era una actividad que podían realizar hasta los estudiantes de escasos recursos, ya que Ios precios eran razonables, además de que, en efecto, tanto Ias Iibrerías de usado como Ios puestos de La Lagunilla soIían ser auténticos paraísos donde Ios bibliómanos, Ios aficionados, Ios recién contagiados del virus deI coleccionismo, así como dos o tres despistados podían descubrir tesoros de Ia bibliografía mexicana e internacional, joyas de edición rara y curiosa o simplemente ediciones agotadas.

Hoy día, por fortuna, Ia ciudad de México sigue siendo un campo fértil para el negocio de los libros de segunda mano. Si bien muchas librerías han desaparecido y viejos amigos han emprendido el obligado camino de Ia oscuridad que marca el fin de nuestros días, es cierto también que los descendientes de estos libreros continúan con el negocio, y para comprobarlo simplemente hay que recorrer uno de los tramos de Ia calle de Donceles, donde los hermanos López Casillas poseen importantes negocios con mercancía de toda calidad, al igual que Ia calle de Cuba, en donde Toño Vélez se encarga ahora de "Los Clásicos”.

Debe mencionarse, además, que con el tiempo, algunas librerías de segunda mano han rebasado los límites del Centro Histórico; así, en diversas colonias como Santa Maria Ia Rivera, Ia Roma y aun en Ia lejana Calzada de Tlalpan, existen locales que ofrecen Ia preciada mercancía; igualmente surgen nuevos libreros anticuarios, como don Enrique Fuentes Castilla de Ia librería Madero, que eligen aquellas piezas de colección y saben procurarse una distinguida clientela que aprecia en lo que vale esta casta de conocedores de tan especializada actividad: Ia venta de Ias joyas bibliográficas.

Fuente: México en el Tiempo No. 11 febrero-marzo 1996
Fuente y referencia http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/5336-Librer%EDas-de-viejo

Libros raros de Yucatan

En el libro 20 años de Libros de Fortino de Ibarra de Anda hay un capitulo sobre libros raros, en ese capitulo coinciden libros de Yucatan

LIBROS RAROS DE MÉXICO
Según algunos libreros.

“UN MEJICANO”.- ELPECADO DE ADAN. Poema. Doce jornadas en doce cantos, con notas alusivas a la independencia mejicana en general, y relativamente a esta peninsula de Yucatan.- Lorenzo Seguí. Mérida, 1838-205 mm 2 h 262pp,. Por Pedro de Almeida.

“COMPENDIO DE HISTORIA DE YUCATAN, PRECEDIDO DEL DE SU GEOGRAFIA” por Crescencio Carrillo y Ancona.

“ EL OBISPADO DE YUCATAN.- HISTORIA DE SU FUNDACION Y SUS OBISPOD DESDE EL SIGLO XVI HASTA EL XIX. SEGUIDA DE LAS CONSTITUCIONES SINODALES DE LA DIOCESIS Y DE OTROS DOCUMNETOS” por Crescencio Carrillo y Ancona 154 mm. 432 pp. Imprenta Espinosa, Merida , 1871 (Primera edición)

“DICCIONARIO HISTORICO GEOGRAFICO Y MONUMENTAL DE YUCATAN DESDE LA CONQUISTA HASTA EL ULTIMO AÑO DE LA DOMINACION ESPAÑOLA EN EL PAIS”, por Gerónimo Castillo , un tomo de la A, a la E Imprenta Castillo, Merida, 1866, 210 mm. 315 pp.
“DOCTRINA DE LOS INDIOS DE YUCATAN.- PUEBLOS QUE LES CORRESPONDIAN, TITULARES O PATRONOS DE SUS IGLESIAS Y ERAN ADMINISTRADOS POR RELIGIOSOS FRANCISCANOS O CLERIGOS DEL OBISPADO (Siglos XVI) 7pp,. Con ENCOMIENDAS Y ENCOMENDEEROS DE YUCATAN A MEDIADOS DEL SIGLO XVI 4 pp,. Con PUEBLOS DE INDIOS DE YUCATAN 3 pp.

“HENEQUEN”.- Reglamento de la Compañia para el cultivo y beneficio del henequen. Meérida de Yucatán. Oficina de El Sol, encargada a José Atanasio Ortiz, 1830, 200 mm 19., pp

“LA VERDAD SOBRE LOS SUCESOS DE VALLADOLID” , por Alfonso E Lopez y Alonso L. Ituarte. Estudio e Información con ilustraciones y acopio de antecedente y detalles. 73., 260 mm. Imprenta calle 62, Mérida 1910.

“PLNAO TOPOGRAFICO DE LA CIUDAD DE MERIDA”.- Levantado con arreglo a las instrucciones del excemo. Sr. Comisario Imperial de la Península de Yucatan, José Salazar Llaregui, 860 x 1,110 mm.Gratí, París, 1864-65.

“EL GRITO DE CAMPECHE CONTRA LA ARBITRARIEDAD O MANIFIESTO DE LAS DEPREDACIONES , VICIOS Y EXCESOS DEL GUARDA MAYOR DE HACIENDA PUBLICA DE CAMPECHE DON FRANCISICO TARRAZO Y DE LA CONDUCTA MANISTERIAL QUE OBSERVO LA INTENDENCIA DE YUCATAN EN LACUASA CRIMINAL QUE A INSTANCIAS DEL SINDICO PROCURADOR GENERAL DE AQUELLA CIUDAD D. EMERITO BALLIUS Y COPONS SE FORMO CONTRA AQUEL FUNCIONARIO.- POR UN AMIGO de la Verdad y de la justicia, Méridad, año de 1814. Oficina Patriotica y liberal de D. Francisco Bates, 200mm., 65 pp.

“ALBUM YUCATECO”, Por U. A. Moriconi, primert tomo 190 mm. 64 pp.

*Nota del escriba, Esta bibliografía es considerada rara para el año de 1956 , año en que se publicó “20 años de libros”, de Fortino de Ibarra de Anda.