martes, 23 de junio de 2009

Como iniciar una librería en la calle.

Como iniciar una librería, en la calle.

Un aspecto fundamental del librero de viejo es pasar por la calle, sí el lugar donde usted y sus libros se sienten desprotegidos, ante las inclemencias del tiempo, como lo son los días soleados que arrugan los libros, los días lluviosos que dejan perdidas cuando se mojan por completo; Estas inclemencias son vanas comparadas con las vicisitudes del carácter humano, imagínese antes de asomarse el sol, usted tiene sus cajas de libros listos para iniciar ese día, esperado como bueno, porque compro ejemplares a su gusto y considera que cualquier lector hará de uno de sus libros adquisiciones, eso no sucederá, no albergue esperanzas, recuerde inicia el día, y el primer cliente le solicita el libro más caro $1000.00 y hace a usted el ofrecimiento de $100.00, le argumenta que usted lo compro en $90 y le asegura que usted es un no tiene ética, en fin algo triste porque hasta usurero le dijeron, lo único posible que es usted conserve el libro en las manos y se recuerde que un descuento a cualquiera le agrada por ser considerado como cliente, no así el abuso de un cliente, usted es el dueño del negocio. La importancia de vender en la calle, en un tianguis como se le conoce en México, es eso estar expuesto a un sin fin de variantes Humanas que no sienten respeto por el libro como motor de conocimiento. El exponerse como vendedor en la calle por lo menos unos seis meses forja carácter, los mercaderes de Viejo que cuenta con escasa experiencia combinada a corta edad educa demasiado para el futuro. El establecimiento de librería de viejo, no permite muchas de esas situaciones, es más impone más prestigio, que tener un puesto de libros en la calle y específicamente en el piso. El regateo ya no será tan habitual, claro si usted se deja como en el caso de Aguascalientes, un cliente que obtiene un descuento , al día siguiente desea el doble, no solo costumbre maña, al poseer el dinero ellos acostumbrados a comprar voluntades, no conocimiento.
-----
Los primero pasos del librero usado en México implican que haya pasado por la calle, la experiencia de vender al aire libre o en tianguis fortalece el espíritu y es inigualable, esto prepara para mantener buenas relaciones interpersonales en un local establecido. Por otra parte aprende uno muchas cosas como el tipo de demanda lectores, dependiendo la zona de la ciudad, cuantos libros cargar por un espacio determinado, plásticos para ocupar cubrir el piso, los plásticos para cubrir los libros en caso de lluvia leve, bien así los plásticos para cubrir las cajas en caso necesario de lluvia torrencial, buscar un lugar alto para que no se mojen o de plano descartar venta ese día, hay diferentes tipos de papeles, estos al sentir la humedad se arrugan, otros absorben tanta humedad sin mojarse que pueden pegar sus hojas y ser difícil su separación sin dañar el libro. Recomendación si los libros estarán en el piso haga usted de meteorólogo y busque los posibles causes del agua, una forma inmediata de guardar en caso de lluvia fuerte o cubrir en caso de brizna. Un factor que también afecta es el Sol, cuando no hay nada que cubra de los rayos solares sus ejemplares expuesto tienden a decolorarse, a deformarse, otros a tomar formas arrugadas, los de pastas, no es fácilmente recuperan su forma original al deformarse usualmente la pasta se arquea hacia fuera del libro. En caso de Sol busque las la forma de acomodarse en mayor tiempo de sombra durante la jornada, el visualizar las horas mayor exposición del sol un árbol, una sombrilla, otro puesto ambulante, un edificio, etcétera, le pueda dar una buena sombra.

Hay una regla entre mayor sea el espacio de exposición, la venta también lo será, pero recuerde escoger los ejemplares de mayor demanda del momento en función de que usted los tenga. La selección de las cajas hágala usted ergonómicamente, puede llenar dos cajas de gran tamaño y llevar doscientos libros en promedio pero será difícil el traslado y carga, recuerde afinar su traslado en taxi, remolque o ayuda de amigos que le trasladen, muchos libreros de viejo llevan en varias mochilas sus libros esto con el fin práctico, si las cajas son de tamaño mas pequeño podrá manejarlo mejor.

El exponer lo libros en el piso, el lector y cliente interpreta que su precio tiene que ser menor, y esto sujeta al regateo, por obviedad usted tiene hacer descuento al que seleccione mas ejemplares para llevar al momento, cuando no hay ventas el final del día se acerca y tiene que cargar con los libros, uno en ocasiones desesperadas acepta cualquier oferta, para el transporte o comida. La recomendación general de un librero de viejo experimentado es: por lo menos para los nuevos libreros de viejo pasar en la calle al menos seis meses, esto garantiza ser librero de hambre, y no dejar caer la librería una vez abierta, luchar por mantenerla abierta como universo de libertad.
Las objetos más necesarios para una exposición en la calle o feria de libro callejera 1. Cinta adherente, 2.Libreta para anotaciones de clientes y futuras compras de libro. 3. Plásticos necesarios, 4.- Promociónales del local si ya lo tiene o donde lo puede encontrar. 5. Dinero suficiente para regresar. 6. Motivación para vender.

Los clientes amigos en toda exposición, ellos llegan, no sabe de donde pero mientras usted mantenga una buena platica, ellos invariablemente llegarán , los clientes amigos son importantes, ellos colaboran sin sueldo, ayudan cuando usted va al sanitario, o cuando necesita cambiar y el lugar es lejos, o vender porque el sabe, conoce mejor sus libros que usted, el tiene la ambición secreta de sus libros, y recónditamente ser librero, responsabilidad que no asume por representar un riesgo a correr y lo con usted. Estos amigos pueden pasar todo el trance desde que inicia la jornada hasta que ha dejado sus libros seguros en su casa o local. Tenga usted malicia, son pocos los clientes amigos que le roban pero sucede y cuando ocurre es muy molesto, aprenda a saber en quien confiar, esto mismo sucede en la librería.

Los clientes son diversos los que tomaran un libro y verán otro, otro y no compraran nada, pero el hecho de tener gente cerca es sugiere compra a otros lectores, Los clientes decididos son los que ven un libro preguntan el precio y se lo llevan de inmediato, otros alegaran precios con aire insultante que debe saber manejar cuando hay otros clientes, esto le dará seguridad para manejar situaciones. Los clientes vendores, evite este tipo de tratos frente a otros clientes, le ahorran dolores de cabeza.

Esto de participar en la calle le recuerda que la librería es un lugar valioso para mantener los libros y ofrece comodidades, con la experiencia aceptará las invitaciones a ferias de libro sabedor de que representa un esfuerzo supremo y pagar el precio de un stand representa seguridad mesa de exposición, publicidad, protección de condiciones climáticas adversas, yo me había propuesto no regresar a vender en la calle pero la necesidad y experiencia me solicito proponer exposiciones no solo individuales, sino colectivas, de esa manera se acerca más la gente al libro.

La mayoría de los comerciantes que comienzan en la calle creen loable el llevar doscientos libros por decir una cantidad mínima y vender cuarenta libros, consideran ventaja, por que dicen venden más que en una librería que tiene 15,000 ejemplares y vende cuarenta libros, muchos se quedan vendiendo en la calle viéndolo como una ventaja, la decisión final es suya.
En Aguascalientes hay solo tres opciones para vender en el piso: 1. La “Casa Terán” del Instituto Cultural de Aguascalientes, los sábados de las 10:00 a 15:00 horas esto es gratuito, los informes son con Juan Manuel Muñoz; 2.El Tianguis o mercado ambulante entre tomate, sartenes, ropa, etcétera, los días que se acomoden en diferentes puntos de la ciudad, es necesario entrevistarse con el líder del mercado y pagar la cuota diaria; 3. Solicitar un punto de venta en la ciudad en las oficinas del muncipio, afuera de una universidad un mercado, plaza, etcétera, pagar cuota o derechos de piso , las oficinas del municipio lo enviaran a la dependencia de mercados a ellos no les importa que sean libros, mecates o aguacates pero usualmente los niegan bajo el argumento de que no se permite el ambulantaje, así son pocos los que han logrado un punto fijo en la ciudad.

No hay comentarios: